No es un secreto que me encanta la comida japonesa; especialmente aquella que tiene una base de arroz. Como no podía ser de otra manera, el arroz con curry ocupa un lugar especial en mi corazón, y es un plato que no es tan difícil de hacer como pueda parecer.

Plato de curry

El curry en Japón

El curry se originó en la India y otros países de la región, pero la práctica de mezclar el polvo de curry con harina para hacer una pasta fue desarrollada por los británicos y posteriormente se introdujo en Japón.

En la mayoría de los hogares japoneses, el curry se prepara utilizando la amplia gama de pastas prepreparadas que se consiguen en cualquier supermercado japonés. Hay todo tipo de pastas, picantes y no tanto, incluso algunas que poseen el auténtico sabor de la cocina india o de la tailandesa, en este último caso sazonadas con coco.

También hay versiones regionales que incluyen ingredientes típicos de las distintas zonas de Japón. Hiroshima tiene currys hechos con las ostras locales, mientras que la manzana desempeña un papel destacado en los currys de Aomori, prefectura famosa por sus cultivos de esta fruta.

El curry no solo se sirve con arroz cocido. Los japoneses han creado combinaciones muy originales. Hay platos de fideos soba y udon con curry, y también se lo utiliza como relleno para bollos fritos y croquetas.

Ingredientes (para 4 comensales)

Para la pasta de curry

  • 300 g de cebolla
  • 10 g de raíz de jengibre
  • 2 cucharadas de aceite de cocina
  • 20 g de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de salsa de tomate
  • 1 y 1/2 cucharadas de curry en polvo
  • Un poco de sal

Otros ingredientes de la salsa

  • 300 g de carne de pollo (muslo)
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal
  • 1/4 de manzana
  • 100 g de zanahoria
  • 200 g de patatas
  • 4 tazas (800 ml) de agua

Para la guarnición

  • 1 berenjena pequeña
  • 6 vainas de edamame
  • 1 calabacín
  • Aceite de cocina para freír

Otros

  • Arroz cocido para servir con el curry

Preparación

  1. Pasta de curry
    1. Pique la cebolla y el jengibre. Caliente 2 cucharadas de aceite en una sartén y rehogue la cebolla. Cuando la cebolla esté transparente, agregue el jengibre y siga rehogando a fuego medio hasta que la cebolla se dore, revolviendo constantemente con una cuchara de madera.
    2. Añada la mantequilla y la harina. Rehogue hasta que la harina se haya dorado. Agregue la salsa de tomate. Apague el fuego y agregue el curry en polvo.
  2. Otros ingredientes
    1. Corte el pollo en trozos de 2 a 3 cm y sazónelo con polvo de curry.
    2. Corte las patatas y la zanahoria en cubos de 2 cm. Remoje las patatas en agua. Quítele el corazón a la manzana y rállela.
    3. Caliente 1 cucharada de aceite en una olla. Rehogue el pollo a fuego medio hasta que esté dorado. Añada la zanahoria y rehogue un poco más.
    4. Agregue 4 tazas de agua y la manzana rallada, y lleve a ebullición. Reduzca el fuego, tape la olla y cocine a fuego lento durante 15 minutos.
    5. Tome un poco del líquido y añádalo a la pasta, hasta obtener una pasta homogénea. Añada la pasta a la olla y agregue las patatas. Cocine a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas. Sazone con sal.
  3. La guarnición
    1. Corte la berenjena en rodajas de 2 cm. Corte el calabacín por la mitad a lo largo y luego en rodajas de 2 cm de ancho. Quite los hilos a los edamames y córtelos en trozos de 4 cm. Fría las verduras en abundante aceite.
  4. Para servir, coloque una porción de arroz cocido en una mitad de cada plato, vierta el curry al lado del arroz y decore con las verduras fritas.

Que aproveche!


Comments

comments powered by Disqus