El wabi-sabi es un término estético japonés que describe objetos o ambientes caracterizados por su simpleza rústica y natural. El wabi-sabi combina el minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza, enfatizando la belleza de lo que está inacabado o es imperfecto. La aceptación de lo natural.

Esta corriente se basa en la aceptación de la fugacidad y la impermanencia, siempre respetando el permanente estado cambiante de los elementos naturales, de acuerdo con su correcto ciclo de vida.

Algunas características de esta corriente son la asimetría, la aspereza, la sencillez, la modestia y un cierto toque de naturalidad. El wabi-sabi cultiva todo lo que es auténtico reconociendo tres sencillas realidades: nada dura, nada está completado y nada es perfecto. De hecho, son las imperfecciones las que hacen de nuestro objeto algo único.

Conceptos wabi-sabi

De acuerdo con algunos autores, lo que es wabi-sabi se puede distinguir de forma relativamente fácil:

Si un objeto o expresión puede provocar en nosotros una sensación de serena melancolía y anhelo espiritual, entonces dicho objeto puede considerarse wabi-sabi.

Wabi connota simpleza rústica, frescura o quietud, siendo aplicable tanto a objetos naturales como hechos por el ser humano, o elegancia subestimada. También se puede referir a peculiaridades o anomalías que surgen durante el proceso de construcción y dotan de elegancia y unicidad al objeto.

Sabi es la belleza o serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto y su impermanencia se evidencian en su pátina y desgaste, o en cualquier arreglo visible.

Una filosofía de vida wabi-sabi es la que vive el presente y encuentra la paz y la armonía en la naturaleza y las pequeñas cosas. Solamente cuando abrazamos la sencillez y lo natural, podemos relajarnos y empezar a disfrutar de los pequeños placeres que nos brinda la vida. El objetivo es eliminar el enorme peso de las preocupaciones materiales de la vida.

Wabi-sabi en el arte japonés

Numerosas artes japonesas durante los últimos milenios se han visto influidas por el Zen y la filosofía Mahayana, especialmente en cuanto a la aceptación y contemplación de la imperfección, el fluir constante y la impermanencia de todas las cosas. Dichas artes ejemplificarían la estética wabi-sabi, como son:

  • Honkyoku (música tradicional de los monjes Zen)
  • Ikebana (arreglos florales)
  • Jardines japoneses, Zen y bonsáis
  • Poesía japonesa (especialmente el haiku)
  • Alfarería japonesa
  • Ceremonia del té japonesa

Cerámica wabi-sabi


Comments

comments powered by Disqus