Todos conocemos que los japoneses -como tantos otros- tienen sus miles de excentricidades. Una de ellas es la posesión de material pornográfico impreso, aunque internet ha reducido esa tendencia. Sin embargo, el gigante asiático nunca deja de sorprendernos, como este caso en que alguien muere aplastado por su propia colección.

Este ha sido el caso de Joji, un entrañable anciano de 50 años que ha fallecido presuntamente aplastado bajo seis toneladas de revistas pornográficas, de su propia colección. De hecho, se sigue investigando si la muerte se produjo por un ataque al corazón con posterior caída de las revistas, o si por el contrario, su muerte se produjo por asfixia debido al peso de la colección.

Estado de la vivienda antes de la empresa de limpieza

La parte curiosa, es que el susodicho murió 6 meses antes de que su cadáver fuera descubierto. No fue hasta más tarde, ya a mediados de marzo, que el propietario del piso lo visitó, para averiguar porque había dejado de pagar las cuotas del alquiler.

La sorpresa del propietario fue mayúscula al encontrar el cuerpo sin vida de Joji debajo de la montaña de publicaciones, de las que había en todos los rincones del inmueble.

La familia optó por la discreción; contrataron un equipo de limpieza para eliminar de forma discreta todo el material pornográfico, sin que se dieran cuenta los vecinos. A pesar de los intentos de impedir que se hicieran públicas las imágenes tomadas por la empresa contratada, parece que no fueron suficientes, como demuestra la fotografía expuesta más arriba en el artículo y que fue colgada por los mismos trabajadores en la red.

Según el mismo equipo de limpieza, el peso de la colección completa de revistas que retiraron ascendía a seis toneladas en total.

Es un día triste... He perdido a mi maestro... Happosai, vuelve!


Comments

comments powered by Disqus