Una tradición que se conserva desde que el té se importó desde la China hasta Japón es la de consumir el té molido. Curiosamente, esta forma de prepararlo desapareció en China con el tiempo, pero se ha conservado en Japón con el tiempo, como parte de su cultura mas refinada.

Preparar y tomar el matcha es gratificante, tanto por sus propiedades, como por la tranquilidad del momento en el que se hace. Personalmente, el movimiento de mezclado con el chasen me parece lo mejor contra el estrés.

Sin embargo, es necesario seguir unos pasos para obtener un buen té que, aunque no son complejos, llevan un tiempo y atención para aprender. La parte más importante es que no queden grumos; son muy amargos.

Adicionalmente, hace falta un equipo básico para prepararlo. Por suerte, mucho de este equipo es sustituible por elementos que podríamos encontrar en nuestra cocina. Lo más básico para preparar el matcha es:

  • matcha (indispensable)
  • 1 chawan o cuenco (el bol de cereales nos vale)
  • 1 chashaku o cucharilla de bambú (una de las pequeñas de café también vale)
  • 1 chasen o batidor, hecho de bambú (creo que este es indispensable, aunque hay gente que usa un batidor eléctrico)

Utensilios para preparar matcha

Su preparación no es compleja, y se puede hacer en unos simples pasos:

  1. Poner 1 o 2 cucharadas de matcha en el cuenco, según tus preferencias.
  2. Verter un poco de agua caliente (unos 80 grados), tanta como té, mas o menos.
  3. Usar el chasen para hacer una mezcla verde oscura pastosa. Es el momento de asegurarse que no quedan grumos; hay que aplastarlos contra el cuenco.
  4. Añadir el resto del agua, unos 50-100 mililitros, al gusto.
  5. Mezclar con el chasen en forma de "M" o de "W", de forma rápida para generar una fina capa de espuma.
  6. Beber el té.

TRUCO: La espuma de la capa superior debe cubrir todo el cuenco y las burbujas deben ser pequeñas y uniformes. Se considera una falta de educación servirlo con burbujas desiguales o demasiado grandes.

Os pongo un vídeo que lo ilustra a la perfección.

Este té no lleva azúcar, al estilo de los tes japoneses. Normalmente te lo suelen acompañar con algún tipo de dulce japonés que debes ingerir antes, para endulzar tu boca. Estos dulces no son fáciles de encontrar y suelen ser caros; sin embargo, tenemos otros en el mundo de la bollería que son baratos y accesibles. Personalmente yo lo acompaño con donuts de azúcar.


Comments

comments powered by Disqus