Ladybug es la superheroína de una serie de dibujos animados que se emite desde el año pasado en Disney Channel. Una serie de animación coproducida por Francia, Japón y Corea, Zagtoon, Toei Animation, Method Animation y SAMG Animation, que narra la historia de dos estudiantes de secundaria, Marinette y Adrien.

Portada Ladybug

De Labybug y Chat Noir nadie conoce su verdadera identidad, ni tan siquiera ellos mismos. Ambos tienen una misión importante: proteger a los ciudadanos de París, ciudad donde se sitúa la historia, de las garras del misterioso supervillano Lepidóptero.

Esta es una serie de dibujos animados de las que gustan tanto a niños como a mayores, pues combina una trama que va más allá de los buenos y los malos. Para un público mas adulto, no pasa inadvertido un componente de tensión sexual no resuelta entre nuestros protagonistas. Marinette está enamorada de Adrien, pero detesta a Chat Noir; por el contrario, Adrien no muestra interés ninguna hacia Marinette, porque está enamorado de su alter ego, Ladybug.

Ladybug y Chat Noir

Otro punto es la gran cantidad y variedad de villanos, que aparte del omnipresente Lepidóptero, suelen ser personajes normales que se convierten repentinamente en villanos de forma temporal por algún desencadenante emocional.

Una animación excelente

La animación japonesa se jacta de lo muy parecido que son algunos escenarios de sus animes. Sin embargo, la novedad de esta serie es que la acción transcurre en escenarios que nunca antes se habían recreado en animación: la ciudad de París. Incluso cambiamos la animación tradicional por la animación tridimensional.

De esta forma podemos ver representada una ciudad con la variedad de personajes que se podrían encontrar en la realidad; desde cantantes de rock, miembros de ilustres familias como el alcalde, jefes de policía, y estudiantes que representan también un amplio abanico cultural, desde modelos hasta fusión racial chino-europea, pasando por chicas góticas e hijas mimadas de la alta sociedad.

Se ha hecho un trabajo excelente desde el punto de vista de animación y de realismo. Esto es tan cierto en el diseño de los personajes y sus reacciones, como el urbanismo de la ciudad representada.

La arquitectura de París queda representada con un detalle digno de mención, sean exteriores o interiores, incluyendo la torre Eiffel, el Louvre, Notre Dame y el ayuntamiento. Incluso los tejados y el skyline son una reproducción fiel de la ciudad; es fácil creer que estamos allá.

El ayuntamiento de París

El ayuntamiento de París

La torre Eiffel

La torre Eiffel

La catedral de Notre Dame

La catedral de Notre Dame

No falta el aluvión de críticas

La comunidad japonesa decidió desertar del proyecto, e incluso su emisión en Japón ha venido tarde cuando el boom ya había estallado. Esto dio pie a que los animadores coreanos tomaran las riendas del proyecto, aunque a juzgar por Run Dim, son tan buenos como los japoneses.

El carácter de nuestros protagonistas no encaja con el modelo japonés: un chico que está enamorado de la chica que no se le arrastra detrás, una chica fuerte y resolutiva que es tan capaz o más que su compañero masculino, y un modelo de comunicación entre chicos y chicas sin censuras ni tapujos.

Para el público general, la crítica es mas visible todavía. Aunque la comunidad los adora, y el merchandising no falta, es repetitiva a mas no poder y los capítulos van siempre de lo mismo:

  • Los protagonistas están en la escuela
  • A alguien le pasa algo malo y es controlado por uno de los akumas de Lepidóptero
  • Marinette y Adrien se transforman en Ladybug y Chat Noir, respectivamente
  • Hay una pelea en la que los protagonistas reciben de lo lindo
  • De repente, y sin venir a cuento, Ladybug utiliza la técnica lucky charm que gira la balanza
  • Vencen al villano, capturan a su akuma, lo purifican y el malo vuelve a ser bueno, sin recordar lo que ha pasado

Comments

comments powered by Disqus