Hachiko fue un perro japonés de reza akita que ha pasado a la historia por la lealtad a su amo, el profesor Eisaburo Ueno. Cuenta la leyenda que iba a recibir a su amo a la parada de tren cada día hasta que éste murió; esperó allí hasta morir también.

Hachiko

El perro lo acompañaba a la estación para despedirse allí todos los días cuando su dueño iba al trabajo, y al final del día volvía a la estación a recibirlo. Esta rutina, que pasó a formar parte de la vida de ambos, duró algo mas de un año, y no pasó inadvertida por ninguno de las personas que pasaban o trabajaban en el lugar.

En 21 de mayo de 1925, el profesor Ueno sufrió un paro cardíaco mientras daba sus clases en la Universidad de Tokio. Como cada tarde, Hachiko corrió a la estación a esperar a su amo, y no volvió esa noche a su casa. Se quedó a vivir en el mismo sitio en la estación, durante los 9 años siguientes, alimentado por las personas del lugar.

Hachiko

Los lugareños apodaron al animal como "perro fiel", y como muestra de su lealtad, en abril de 1934 se erigió una estatua de bronce en su honor, en la misma estación de shibuya en donde solía esperar. Se erigiría otra estatua en 1947 tras finalizar la segunda guerra mundial, ya que la primera fue fundida para fabricar armas.

Hachiko

El 9 de marzo de 1935, encontraron el cadáver del animal, muerto frente a la misma estación, de la que no se había movido durante más de 9 años. Las causas de su muerte quedaron entonces como desconocidas; tuvimos que esperar hasta el 2011 para que se determinaran la verdaderas causas: un cáncer terminal y una infección de gusanos en el corazón.

El cine ha portado tan entrañable historia de la mano de Richard Gere, con el nombre de "Siempre a tu lado". Aunque la han americanizado bastante, refleja el mismo caso de forma muy emotiva.


Comments

comments powered by Disqus