Ante todo, buenas noticias: Japón es un país seguro; Es también una cultura fascinante y una delicia para cualquier viajero. Sin embargo, como cualquier viaje tiene sus problemas y sus errores. Para ahorrarnos sorpresas, vamos a enumerar los 7 pecados capitales que se pueden cometer durante un viaje a Japón.

La verdad es que algunos son bastante básicos, y la mayoría aplican a todos los destinos a los que podamos viajar. Sin embargo, si los tenemos presentes, nos podremos ahorrar problemas, dejar mala impresión en los nativos e incluso penas de cárcel.

Así pues, tenedlos en cuenta y aprovechadlos al máximo.

El egoísmo

Japón no es un país de habla española ni inglesa. Si la gente tiene la bondad de hablar inglés, correspóndeles despacio. La comunicación visual ayuda mucho, igual que las palabras simples.

Aún en el caso de encontrar personas que hablen inglés regularmente, suelen tener tantos problemas como nosotros. Hablad despacio y con claridad.

Recordad también que los japoneses aprecian el esfuerzo; unas pocas palabras en japonés pueden incrementar sustancialmente su predisposición. La comunicación es un arte bidireccional.

La impaciencia

Los japoneses tienen costumbres y normas sociales completamente distintas a las nuestras. Todos los países las tienen.

Lo que es socialmente aceptable en un país puede ser completamente tabú en Japón; de la misma manera, puede que algunas de sus costumbres te resulten groseras. El choque cultural es grande.

La paciencia y el sentido común van a ser los más grandes aliados en estas situaciones. Ayúdate de las pistas que veas en lo que hacen los locales. Si un tren está lleno y la gente empuja, es normal. Calma.

Las diferentes normas y modales son un desafío. Hay que estar listo para los desafíos.

El orgullo

Si te crees que por ser extranjero, o gaijin, destacas: mentira.

Hay un montón de extranjeros que viven o visitan Japón. Muchos japoneses han viajado o vivido en el extranjero. Incluso si no es el caso, las zonas mas turísticas han visto pasar extranjeros a millones. No les interesas lo mas mínimo; céntrate en disfrutar de tu viaje.

El desmadre

Estamos de vacaciones y es normal soltarse un poco. Te lo has merecido.

Disfruta, pero no te descuides. Normalmente no te bañas desnudo en la playa de tu país; Japón no es el mejor sitio para empezar. Japón es un país conservador con leyes conservadoras:

  • Tienen pena de muerte.
  • Te pueden encarcelar 23 días sin cargos, sin fianza y sin representación jurídica.
  • El 95% de las personas confiesan sus crímenes en estos 23 días.
  • Si te metes en una pelea o disputa con los locales, ten en cuenta que ellos se pueden comunicar mejor con la policía que tú.
  • La embajada puede ayudarte, si la policía te permite ponerte en contacto con ellos; no suelen poder hacer nada.
  • Los policías no son especialmente comprensivos con los turistas y no suelen pasar las bromas por alto.

Public Nap

La estupidez

A pesar de que el punto anterior pueda asustar un poco, os recuerdo que Japón es un país seguro y razonable. Tratadlos con respeto y seréis correspondidos.

Los japoneses están orgullosos de su cultura y disfrutan compartiéndola con los extranjeros. Haz un esfuerzo para acercarte a ella.

Es muy fácil ver un McDonalds y entrar en él, especialmente cuando la mayoría de restaurantes tienen la carta en japonés. Japón es un lugar magnífico para los aventureros; probad cosas nuevas. La gente va a ayudarte.

La pereza

Hay ciudades, como Tokio, que son demasiado grandes para improvisar y deambular. Prepara bien tus recorridos. No vagues sin rumbo; no funciona.

La inflexibilidad

Todos tenemos nuestras expectativas en nuestras vacaciones. Japón está muy establecido en su cultura para doblegarse a tus expectativas. Puede ser más fácil adaptarte a las costumbres locales. Sed flexibles y Japón superará todas tus expectativas.

Disfrutad del viaje!


Comments

comments powered by Disqus