Siguiendo con la degustación de los tés japoneses mas conocidos, he ido a comprar un té conocido con el nombre de genmaicha. Se trata de una base de té verde de algún tipo, mezclado con una cantidad variable de granos de arroz tostado, que le confieren un sabor a cereales.

Tradicionalmente, y como el té era caro, los japoneses de las clases mas bajas juntaban genmai (arroz integral japonés tostado) con el té. Con eso conseguían rebajar el precio de la mezcla resultante por el bajo coste del arroz.

Como hoy el precio del té ha bajado sustancialmente, esta práctica ya no tiene sentido en el plano económico; sin embargo se sigue consumiendo por su buen sabor, su reputación de ayudar a hacer la digestión y su contenido en teína reducido.

Lo mas llamativo al abrir el paquete de té, es ver como algunos de los granos de arroz tostado ha explotado y es una versión enana de una palomita de maíz. El olor no engaña; huelen exactamente igual.

Hojas de genmaicha

Algunas de las versiones de la mezcla añaden matcha (té verde en polvo), recibiendo esta mezcla el nombre de matcha-iri genmaicha. Este añadido le da un sabor mas fuerte a té y un color mas verde.

Preparación

El procedimiento de la infusión no es diferente al de otros tés japoneses. Los pasos recomendados son los que se indican a continuación, pero como la preparación de té no es una ciencia exacta, se pueden variar los parámetros a gusto del consumidor.

  1. Ponemos 2-3 gramos de té en la tetera. No hay que abusar de la cantidad de té, porque el sabor de este té ya es muy fuerte de por sí.
  2. Vertemos 200 mililitros de agua a unos 80 grados. Como recomendación, le va muy bien el agua mineral; aunque no es necesario que sea de la cara.
  3. Esperamos un tiempo de infusión de 1 minuto y servimos.

TRUCO: Este té es magnífico como té frío; basta con verter sobre cubitos de hielo. En este caso se recomienda incrementar un poco la cantidad de té y doblar el tiempo de infusión, para contrarrestar el hielo derretido.

Taza de genmaicha

El color de la infusión resultante es de un color amarillo claro. El sabor es suave y me recuerda a los cereales comerciales que suelo tomar por la mañana.

El poso del té contiene restos de polvo de arroz, y personalmente, me produce un efecto saciante. Suele ser un buen té para cuando me entran ganas de picotear entre horas.


Comments

comments powered by Disqus