Tuve el honor de enterarme de un festival japonés que acaeció en Barcelona los días 11 y 12 de junio en la plaza del mar. Ya había estado el año pasado en la tercera edición, así que no dudé en ir a esta edición, aunque solo pude ir el sábado.

Cartel matsuri 2016

Es elogiable el gran trabajo de difusión de la cultura japonesa que hacen desde la organización, con actividades culturales varias (danza, música, artes marciales y talleres infantiles) y los típicos tenderetes de comida callejera.

Este año, igual que el año anterior, no me perdí la oportunidad de vestir con un yukata para ir hasta el evento; me convertí en el centro de todas las miradas en el autobús...

Una vez llegado al sitio, el ambiente era similar al del año anterior. Se trataba de una plaza a primera línea de playa, con sol directo, un escenario central y varias carpas; tengo la impresión que habían menos carpas que en la edición anterior, especialmente en talleres y juegos, pero habían mas tiendas comerciales y mas puestos de comida.

Escenario matsuri 2016

A pesar de ser un espacio abierto, el espacio de paso era escaso, y la sensación de agobio no tardó en aparecer. No se podía pasar entre el escenario, el gentío, las mesas para comer y las carpas; las colas en las carpas de comida eran bastante largas, especialmente en la carpa de cierta marca de cervezas, que se nota que patrocinaba el evento.

Teniendo en cuenta la experiencia de la edición anterior, ya me lo imaginaba, así que llevaba un bañador debajo del yukata, con la intención de acabar dándome un baño.

Finalmente, el agobio y el calor hizo que sucumbiera al plan alternativo. Al par de horas estaba en remojo en la misma playa de Sant Sebastià, adyacente con el escenario. Todo esto disfrutando de la música ambiental de los taikos (tambores japoneses). Simplemente genial.

Si tuviera que proponer mejoras, solo se me ocurren dos: un espacio mas despejado y un espectáculo de hanabi (fuegos artificiales).

Nos vemos en la siguiente edición!


Comments

comments powered by Disqus