¿Quien no conoce a la famosa gata conocida como Hello Kitty? La imagen de este personaje puede encontrarse hasta en la sopa; sin duda es muy conocida, pero lo que no se conoce tan bien es su origen, que podría ser el resultado de un pacto con el mismo diablo.

Aviso: Este artículo se basa en rumores que circulan por internet. No se ha probado ni negado su veracidad. Dejad que vuestro criterio decida si es o no cierta.

Hello Kitty

Como creadoras del personaje podemos encontrar muchas versiones por internet: Akito Misai, Ikaka Shimizu o Ikuko Shimizu, pero por ahora nos vamos a referir a la creadora oficial, que es Yuko Shimizu.

Lo mas llamativo del personaje es que no tiene boca. De acuerdo con una entrevista hecha a la autora en 2008, dijo:

Es para que la gente que la mire pueda proyectar sus propios sentimientos en ella, ya que tiene una cara inexpresiva. Kitty parece feliz cuando la gente es feliz y parece triste cuando ellos están tristes. Por esta razón psicológica nosotros pensamos que ella no debía estar ligada a una emoción y ese es el motivo porque el personaje no tiene boca.

Otra versión indica como práctica artística habitual el darle originales peculiaridades a sus creaciones. Por ejemplo, el personaje Pucca no tiene nariz...

La leyenda

La leyenda cuenta que la creadora de Hello Kitty tenía una hija que tuvo problemas en la boca; según algunas versiones se trataba de un cáncer, mientras que otras dan a entender que era una enfermedad desconocida que le estaba destruyendo la boca. Lo que tienen en común todas las versiones es que la enfermedad estaba en fase terminal, sin cura y amenazaba a pasar a otras partes de su cuerpo.

Sin poder contar con la ayuda de la ciencia, decidió probar suerte con la religión; acudió a templos e iglesias, haciendo promesas y rezando a todas horas. Aún así, la enfermedad seguía avanzando. Al final y sin mas recursos, decidió recurrir al ocultismo; acudió a una de las sectas satánicas mas temidas y participó en una sesión de magia negra, en la que se invocó un demonio.

Tras asustarse e intentar -sin éxito- rescatar a su hija del altar, el jefe de la secta le dijo que hiciera su petición, que fue la de curar a su hija. El pacto con el demonio quedó sellado: el demonio curaría a su hija y le entregaría la idea para crear una muñeca que sería famosa en todo el mundo. Sin embargo, la muñeca no tendría boca, para representar el pacto para curar la boca de su hija.

Así pues, nació la bella y dulce Hello Kitty, que sería la hija del demonio. De acuerdo a la leyenda, cada venta relacionada con la gatita se convertía en un tributo para el mismo diablo.

Sobre el nombre, hay dos versiones aceptadas: la primera indica que kitty significa demonio y que el nombre sería la bienvenida del mismo. La segunda indica que hello es una contracción de hell'o, que significaría algo así como la gatita del infierno.

Devil Kitty

Uso en rituales y asesinatos

Como supuesta hija del demonio, algunos grupos la usan como canalizador en rituales varios. Por ejemplo, uno no muy difícil de encontrar por internet:

Una muñeca de Hello Kitty en el suelo, con 5 velas negras encendidas alrededor, a las 12 de la noche, se le coloca un alfiler rojo en la boca, y acto seguido se convoca a los demonios oscuros, ofreciéndoles un pacto a cambio de sus favores. Entonces el alfiler se caerá, es la señal de que la petición ha sido escuchada. El alfiler debe recogerse, uno de los presentes, el que quiere hacer el pacto, debe pincharse con este alfiler y volver a clavarlo en la boca de la muñeca, y luego...

Desde luego es un hecho que varios cultos satánicos se tatúan la palabra Kitty en su piel, y que circulan por internet vídeos de cultos satánicos en donde se exhibiría la imagen de la famosa gatita.

Por otra parte, el personaje también ha estado asociado a hechos policiales bastante cruentos, como el que ocurrió en Hong Kong en 1999, cuando un grupo de sujetos violó, asesinó y decapitó a una mujer, ocultando posteriormente la cabeza de la víctima en una muñeca de Hello Kitty.

Que miedito...


Comments

comments powered by Disqus