El otro día estuve en un supermercado asiático en Barcelona y tuve la curiosidad suficiente para revisar la sección de té. En ese estante localicé un té japonés diferente del resto; no era un té verde como los japoneses que conocía, sino de un color marrón claro. Se llamaba hojicha.

Movida por la curiosidad, puse el paquete de té en mi cesta y me lo llevé a casa. La idea era catarlo e investigar un poco sobre el mismo.

Qué es el hojicha?

El hojicha es un té japonés con un sabor suave con toques de nuez tostada. De hecho, cuanto mas reciente es su tueste, igual que el café, mas sabroso resulta.

La base de este té suele ser otro té verde japonés, por ejemplo, el sencha; el sabor a nuez tostada se consigue mediante un paso adicional en su manufactura: el tostado.

Como las hojas de té han crecido a la luz del sol, este té es rico en antioxidantes. Sin embargo, y a diferencia de otros, es muy bajo en cafeína, que se pierde en el tostado. De hecho, es el té que se suele dar habitualmente a niños y a personas enfermas.

Es un té perfecto para preparar té helado, y sea frío o caliente, tiene una capacidad innata para calmar la sed. De hecho, una amiga mía lo definió con "un té hecho de antised".

Se trata de un té bueno para el consumo diario, y resulta económico. Se trata de uno de los tés mas apreciados por los trabajadores, especialmente de trabajos relacionados con el campo.

Se dice que el origen de este té se remonta a tiempos remotos. Los arbustos de té se podaban después de la cosecha y recogían los restos: hojas rotas y tallos sobrantes. Estos se tostaban para maximizar el sabor. Actualmente, se tuesta directamente el té sencha.

Hojas de hojicha

La hora del veredicto

Tras abrir el envase y apreciar el magnífico olor tostado, procedí a prepararme una taza de té.

  • Ponemos 2 o 3 cucharillas de té en la tetera (mejor una kyusu). La cantidad es ajustable al gusto del consumidor, pero tened en cuenta que este té abulta mucho y pesa poco.
  • Verter 200 mililitros de agua caliente (incluso hirviendo). Se recomienda usar agua mineral, que es baja en minerales y no sabe mal, como la del grifo.
  • Esperamos el tiempo de infusión recomendado (de unos 15 a unos 45 segundos).
  • Lo servimos en una taza apropiada (idealmente una yunomi).

Taza de hojicha

Lo primero que me sorprende de este té es que la temperatura y el tiempo de infusión no importan. No se puede preparar mal ni queriendo; en mi caso, como soy olvidadiza, llegué a tomarme una taza después de tenerla en infusión varios minutos. No hay manera de que amargue; el sabor sigue siendo excelente.

El sabor es realmente delicioso y oscila entre suave, ahumado y con sabor a avellana tostada. Una taza de este té es reconfortante, especialmente en los fríos anocheceres del otoño y del invierno. Sorprendentemente, da una sensación de relax total durante su consumo y, como es bajo en cafeína, no afecta negativamente al sueño del consumidor.

Es un té magnífico en todos los sentidos, y en mi caso concreto, me encanta tomarlo con un snack o con frutos secos a media tarde.


Comments

comments powered by Disqus