El año nuevo o shōgatsu es la mayor festividad japonesa; empieza a prepararse pasada la navidad y se celebra durante 4 días: el día 31 y los 3 primeros del año entrante. Este tiempo se dedica a estar con la familia y las tareas quedan limitadas a las estrictamente necesarias.

Esta celebración coincidía con el calendario chino hasta 1873, momento en el que Japón adoptó el calendario gregoriano; sin embargo, en Okinawa y en algunas zonas rurales, aún se celebra según el calendario chino.

Despedida y bienvenida del año

La despedida del año viejo empieza unos 15 días antes de fin de año, celebrando unas reuniones llamadas bonenkai (literalmente: olvidar, año y reunión), donde amigos o compañeros de trabajo se dedican a beber para dejar atrás los problemas y las preocupaciones del año saliente. También se considera un buen momento para saldar deudas, olvidar rencores y "empezar de cero".

De la misma manera, las fiestas similares de entrada de año se llaman shinnenkai, y se hacen para hacer promesas de esforzarse al máximo este año entrante y desear a todos los demás buena suerte y fortuna.

Limpieza general

El último día del año o, en ocasiones la última semana del año, los japoneses realizan el ritual del ōsōji; se trata de una limpieza general de la casa que simboliza la purificación, tanto física como espiritual, de la suciedad acumulada durante el año saliente. Así se pretende expulsar la mala suerte, dejando sitio para la bonanza que llega con el año nuevo.

Tras la limpieza, las casas se decoran con elementos propios de estas fechas, como el kadomatsu, que son ramas de pino que se ponen en la entrada de las casas y representan la longevidad. Estos adornos se retiran y se queman el 14 de enero.

Tiempo en familia

Durante estos 4 días se realizan juegos tradicionales en familia, como por ejemplo:

  • Takoage: consiste en hacer volar cometas
  • Komamawashi: similar a nuestra peonza
  • Hanetsuki: parecido al bádminton
  • Fukuwarai: un niño con los ojos vendados intenta dibujar ojos, nariz, boca y cejas en un papel en el que habrá una cara dibujada previamente

También se consumen banquetes llenos de platos tradicionales. concretamente, la noche del 31 de diciembre es tradicional comer un tipo de fideos soba muy largos llamados toshikoshi; se trata de fideos muy largos que simbolizan larga vida que queremos para el año que entra. Otros platos consumidos suelen ser el kagami mochi (dos mochi con una mandarina encima) y el ozōni (sopa de mochi y caldo).

Osechi Ryori

Como añadido, los días previos al 1 de enero se prepara el osechi ryōri, que es el menú que degustará la familia el primer día del año; y es que no da buena suerte cocinar este día...

Religión

A medida que se acerca la medianoche del día 31 de diciembre, los templos budistas hacen sonar las 108 campanadas conocidas como jyoya no kane. Cada una de estas campanadas simboliza uno de los 108 deseos terrenales que deben superarse para llegar a la iluminación, de acuerdo con la doctrina budista.

Con el comienzo del nuevo año, es tradicional dirigirse a los templos para hacer la primera visita anual, llamada hatsumōde; se trata de pedir los deseos para el año entrante y rogar por la felicidad de la familia y conocidos. Tradicionalmente, esta visita se hace el día 1 por la mañana, pero debido a la masificación de gente, en la actualidad se considera adecuado hacerlo hasta el día 7 de enero.

Curiosidades

Los tradicionales mochi están muy ricos, pero están hecho de pasta de arroz glutinoso y es fácil atragantarse. No es de extrañar que todos los años fallezcan personas en Japón por este motivo; en enero de 2015 los muertos se contabilizaron en 9 personas. Hay que remontarse al 1996 para encontrar un muerto por uvas en España...


Comments

comments powered by Disqus