Ha llegado un frío invernal de un día para otro, y se me han quitado las ganas de tomar un refresco. Como no me gusta el café, he buscado en el armario de mi cocina; lo que se puede encontrar es té. Hoy vamos a preparar una taza de sencha.

El té sencha (literalmente, té cocido) es muy popular en Japón y representa el 80% del té que producen; es adecuado para cualquier situación y a cualquier hora. Suelen tomarlo durante la comida, después de la misma, antes de ir a dormir y, en general, en cualquier momento que les apetezca.

Su preparación se hace con mucho cuidado y mimo; tras la cosecha pasa por un procesos de cocción al vapor, secado y enrollado; tras esto lo clasifican en diferentes calidades.

Hojas de sencha

En cuanto a sabor, tiene el equilibrio perfecto entre fresco, suave, amargo y ligeramente astringente. El color de la infusión es un verde-amarillo, que es una visión preciosa en una taza de porcelana blanca. Desde el punto de vista nutricional, es rico en vitamina C y aminoácidos, debido a que se cultiva a pleno sol.

Preparación

Siguiendo los pasos estándares para la correcta infusión del té japonés, vamos a seguir los siguientes pasos:

  1. Ponemos 1 cucharilla de té en la kyusu (tetera). La cantidad es ajustable al gusto del consumidor
  2. Verter 200 mililitros de agua caliente (unos 80°). Se recomienda usar agua mineral, que es baja en minerales y no sabe tan mal como la de grifo (al menos en Barcelona...).
  3. Esperar 1 minuto para que se haga la infusión.
  4. Servir el té en cada yunomi (taza), alternando poco a poco entre ellas para que el sabor sea el mismo para cada uno.

Taza de sencha

Trucos

  • Los tés de calidad se pueden usar hasta 3 veces con todo su sabor, aunque se debe hacer antes de que transcurran unas horas. Se recomienda un poco menos de tiempo para la segunda infusión (40-50 segundos) y mas tiempo y temperatura para la tercera.
  • No dejes líquido en la tetera entre cada servicio; el té sencha amarga rápidamente.

¡A disfrutar!


Comments

comments powered by Disqus