El otro día me reuní que unos amigos que habían viajado recientemente a Nueva York, y que deambulando habían acabado en el Jardín Botánico de Brooklyn. A tan solo unos minutos en metro desde el centro de Manhattan se puede disfrutar de un jardín japonés con su santuario shintoista incluido.

Jardín botánico de Brooklyn - Foto 1

Se trata de uno de los jardines japoneses más bonitos que se puedan visitar. Se encuentra en la parte central del Botánico y el diseño, que busca una apariencia natural, es una composición perfecta de elementos de inspiración japonesa y shintoísta en armonía con la naturaleza. ¿Quieres verlo?

Fue el primer jardín japonés construido en un jardín botánico y su origen es del año 1915, cuando el Botánico recibe una pequeña donación y le encargan al paisajista japonés Takeo Shiota el diseño y desarrollo del proyecto. Era entonces, a principio de siglo XX, cuando empezaban a tener gran proyección este tipo de jardines y en Estados Unidos se empezaban a construir en hoteles o para clientes particulares fascinados por estas representaciones.

Es un jardín pensado tanto para disfrutarlo en contemplación como para recorrerlo a pie, pues hay variedad de elementos que van sorprendiendo al visitante. Lámparas de piedra que iluminan el camino, puentes de piedra y de madera, y una cascada de estilo renacentista, imitando grutas naturalistas que hagan resonar el sonido del agua.

Jardín botánico de Brooklyn - Foto 2

Aparte de las plantaciones espectaculares de arces, cerezos y pinos recortados, destaca un torii rojo, arco tradicional japonés, símbolo de la religión japonesa shintoísta que se basa en la adoración de los kami o de espíritus de la naturaleza y en la veneración de los antepasados.

Jardín botánico de Brooklyn - Foto 3

Es un lugar mágico donde pararse a descansar y a observar el lento paso de la naturaleza. Eso es lo que haré yo la siguiente vez que viaje a Manhattan.


Comments

comments powered by Disqus