Existe un término en japonés que básicamente significa que la concentración total en un solo acto: es ichigyo-zammai. Sunryu Suzuki describe esta práctica en su libro Mente Zen, y dijo que esta práctica de vivir plenamente en el momento de una actividad es una actividad propia de la gente iluminada.

Así que en lugar de tener un objeto de culto, nos concentramos en la actividad que hacemos en cada momento.
Cuando te inclines, sólamente inclínate; cuando te sientes, solo siéntate, cuando comas, solamente come.
Suzuki Roshi

Según el maestro, cuando hacemos una actividad solamente, expresamos nuestra auténtica naturaleza. Es una idea preciosa, pero es más fácil de decir que de hacer. ¿Cuantas veces no estamos plenamente dedicados a lo que estamos haciendo?

Ichigyo-zammai

Pensad en los momentos que estamos:

  • Saltando entre pestañas en nuestro navegador web
  • Mirando nuestos smartphones mientras hacemos otras cosas a lo largo del día
  • Pensando en la siguiente tarea mientras todavía estamos haciendo otra
  • Pensando sobre otras cosas cuando alguien nos está hablando
  • Irritados porque alguien ha interrumpido lo que estamos haciendo
  • Dando por sentado lo que estamos haciendo porque es aburrido o rutinario

Resulta que estamos muy rara vez totalmente inmersos en el momento con una sola actividad. ¿Como podemos probar fácilmente de hacer esta actividad con plena concentración?

¿Como hacer una sola cosa en un momento dado?

Este es un recordatorio tanto para mi como para vosotros, pero esta es la lista de lo que he estado practicando:

  1. Cuando empieces una actividad, vólcate por completo en ella y ponle toda la atención e intención. No hagas nada excepto la actividad misma; ayuda pensar en ello: "solamente camina", "solamente lee", "solamente disfruta de esta taza de té".
  2. Puedes querer abrir una ventana, y ver el cielo en panorámica. Piensa en lo que haces y piensa en el momento.
  3. Si te das cuenta que estás pensando en algo no relacionado con tu actividad, o ves que tu atención se desvía, solo date cuenta. Déjalo pasar y vuelve plenamente a tu actividad.
  4. Vacía tu mente de ideas preconcebidas sobre la actividad y plantéate como es realmente la actividad, desde un punto de vista curioso. Déjate sorprender.
  5. Trata cada objecto con respeto, como si fuera tu propia vista.
  6. Nota la brillantez del momento, de la actividad, y de todo lo que nos rodea.

Tal como le damos nuestra atención a cada actividad, empezaremos a apreciarla. Cada objeto, cada persona, todo lo que nos rodea... Todo es digno de nuestro respeto, amor y gratitud. Empezaremos a tomar la vida de otra manera: una oportunidad de comprometerse plenamente con la vida, con una sonrisa y una reverencia.

Solo escribe. Solo dúchate, Solo presta toda tu atención a alguien.


Comments

comments powered by Disqus