Somos muchos los que viajamos por el mundo, y un buen porcentaje de estos viajeros somos curiosos y exploradores; lo vemos todo, visitamos tantos lugares que acabamos desfalleciendo de cansancio y solo te apetece una cama mullida para recuperarte para el siguiente día, sin necesidad de grandes lujos en alojamiento.

No digo que dormir en un ryokan esté mal, y de hecho, es una experiencia recomendable. Pero otras veces es suficiente algo simple para el cansado viajero, y un hotel para pasar la noche solamente es caro y no se aprovecha.

Como no podía ser de otra manera, en Japón tienen una solución para estos casos: los hoteles cápsula. Se trata de hoteles pequeños, con el espacio altamente optimizado, y en donde las comodidades se reducen a "habitaciones" individuales de unos pocos metros cúbicos por individuo.

¿Cómo son los hoteles cápsula en Japón?

Los hoteles cápsula son unos hoteles típicos de Japón destinados principalmente a alojarse en él pocos días. Se crearon pensando en los hombres de negocios que solamente necesitaban un alojamiento para dormir (y poco más) cuando se les hacía tarde en el trabajo y perdían el tren, o simplemente iban demasiado bebidos para llegar más lejos. Hay destacar que los inmuebles en Japón son carísimos y poca gente tiene la suerte de vivir cerca de su lugar de trabajo.

El nombre de "hotel cápsula" ya nos da una pista. Se llaman así porque las camas están dentro de una especie de cápsula, con el tamaño justo para el colchón y poco más. Vamos, lo que viene siendo una lata de sardinas gigante con edredón. La gran ventaja es que es económico (20-50€ por noche).

Hotel cápsula - 01

AVISO: Es una mala opción para aquellos que tengáis claustrofobia.

¿Como es la experiencia en un hotel cápsula?

La cama de la cápsula es de un metro de ancho más o menos, y de altura permite estar sentado erguido sin tocar la cabeza con el techo, pero nada más.

Dentro de la cápsula suele haber televisión, hilo musical y luz propia. La parte posterior tiene un panel y unos altavoces para escuchar la televisión y hasta para configurar tu alarma personal.

Hotel cápsula - 02

La reducción de los espacios de dormir se suele compensar con unos espacios comunes más que decentes: gimnasio, sauna, habitaciones de masajes, un típico baño japonés ofuro u onsen artificial, e incluso salas con asientos reclinables.

Por supuesto, todo ello ataviado con ropajes cómodos como yukatas que te suelen dar en recepción. Como en casa, vaya. Un pequeño detalles es que se va sin zapatos, y tienes una taquilla para tus zapatos y normalmente otra para otras pertenencias personales.

AVISO: Para guardar equipajes y otros objetos voluminosos váis a necesitar que lo hagan en recepción; el espacio es un lujo del que no se suele disponer en las ciudades niponas.

Otras consideraciones

Las cápsulas individuales no suelen cerrarse completamente, para poder renovar el aire que se respira. Normalmente tienen la zona de los pies abierta, consiguiendo algo de intimidad por una cortinilla o similar. Eso es un engorro si te toca un vecino ruidoso (raro en un japonés) o si suelta ronquidos.

De hecho, esta "privacidad precaria" hace que hayan auténticos problemas en mezclar personas de diferentes sexos; los hoteles cápsula suelen ser solo de hombres o de mujeres, y en algunos casos los separan por pisos y con candados. Si sois un grupo, informáos antes de reservar.

¡Oyasumi nasai!


Comments

comments powered by Disqus