Me encantan los platos con nombres poéticos, y este es uno de mis favoritos. Tsukimi significa "ver la luna" y se llama así porque lleva huevo, y la yema representa la luna. Como no pude ver la luna ayer noche por las nubes, decidí hacerlo en un bol de udon.

Es un plato relativamente simple, ya que se trata de udon, caldo y un huevo encima. Tradicionalmente, se le pone también algún topping como por ejemplo cebolleta cortada fina. La verdad es que tenemos mucho margen de maniobra con estas directrices y, como no, os voy a exponer la versión adaptada que yo me suelo hacer.

Tsukimi udon

Ingredientes

  • Un paquete de udon por cada persona (buscad en los supermercados chinos, se encuentran fácilmente)
  • Un bol de caldo por persona (yo utilizo agua con parte de una pastilla de caldo concentrado)
  • Salsa de soja, al gusto pero abundante; es parte del caldo base
  • Un huevo por persona, aunque lo esencial es la yema
  • Opcionalmente, toppings al gusto (cebolleta, cebollino, ajos tiernos, espinacas, ...)

TRUCO: Los udon son pasta gruesa, y llenan mucho. Una ración es suficiente para un plato principal de una comida, pero considero que es mucho si lleva otros platos o se trata de una cena. En estos casos hago un paquete para 2 personas.

Preparación

  1. Abrir los paquetes de udon y hervir en abundante agua, el tiempo que diga el paquete. No se pone sal.
  2. Mientras tanto, ponemos el caldo a hervir, con la idea de que acaben a la vez que los udon.
  3. Hacia el final del hervor del caldo, ponemos un chorro generoso de salsa de soja.
  4. Escurrimos el udon y ponemos la ración de una persona en un bol.
  5. Echamos caldo, hasta casi cubrir el udon, rompemos un huevo y echamos el contenido en el centro del bol.
  6. Vertemos el caldo lentamente sobre el centro de la yema para que cuaje un poco y no la reviente. No hace falta mucho caldo más, pero ya depende de vuestro gusto.
  7. Ponemos los toppings que queramos y servimos.

TRUCO: La primera base de caldo sirve para que el huevo repose en ella, sin romperse y filtrarse al fondo del bol; la segunda es para cuajar un poco la yema que es como me gusta. Se puede alargar la primera capa de caldo y no poner la siguiente, si os gusta la yema totalmente cruda.

TRUCO: La base de caldo y los toppings pueden alterar mucho el sabor final del plato. Ahí tendréis que probar la combinación que más os guste. Personalmente me gusta el caldo con un sabor fuerte, pero es fácil de conseguir con más soja. Los aficionados al minimalismo verán inútil poner toppings; no pasa nada, el plato sigue siendo magnífico.

Que aproveche!


Comments

comments powered by Disqus