Hoy vamos a preparar un plato muy japonés: el nimono. Un plato de nimono es aquél que se cuece en caldo dashi mezclado con azúcar, sake y salsa de soja. El ratio de dichos ingredientes depende del gusto personal o regional, aunque siempre se mantiene la misma combinación de ingredientes.

El elegido es un plato de verduras de invierno, pero como podréis comprobar, es un plato muy fácil de adaptar para poner aquello que nos gusta o los que tengamos en la nevera.

Tiempo de preparación: 10-15 minutos
Tiempo de cocción: 20-25 minutos (con el caldo previamente hecho)

Nimono, plato final

Se trata de un plato de acompañamiento, que va muy bien como parte de una comida con sopa, arroz y varios platos adicionales.

Ingredientes (para 2 o 3 servicios)

  • El caldo base
    • 400ml de caldo dashi ligero, que no aporte demasiado sabor al guiso.
  • Las verduras
    • 1 zanahoria grande o dos medianas, peladas
    • 1 patata de hervir grande o dos medianas, peladas
    • 1 cebolla mediana, con la raíz quitada
    • 3 o 4 setas grandes shitake, aunque podemos usar otras más fáciles de encontrar
    • 3 o 4 guisantes para guarnición, o judías verdes, o broccoli
  • Los condimentos
    • 1 cucharadita de aceite de sesamo, oliva o vegetal
    • 1/2 cucharada de azúcar blanco o de caña
    • 1 cucharada de sake
    • 1 cucharada de mirin
    • 2 cucharadas de salsa de soja
    • una pizca de sal (opcional)

Preparación

  1. Cortamos las zanahorias según el método ran-giri. Se trata de hacer trozos de tamaño similar, pero con varias superfícies para que se cocinen igual por ambos lados. Es muy fácil de hacer: pones la zanahoria en la tabla y cortas a intervalos fijos, mientras vas girando la zanahoria en cada corte. También podemos cortarlas con forma de flor.
  2. Cortamos las patatas en pedazos de tamaño similar. Hay quien corta los bordes, lo que se llama mentori para evitar que se desprendan durante la cocción y ensucien el caldo. Luego las enjuagamos para que pierdan el almidón de la superfície, por el mismo motivo.
  3. Cortamos el pie de las setas usadas y luego las capuchas por la mitad. Dependiendo del tipo de seta, podemos descartar los pies o usarlos.
  4. Cortamos la cebolla en 8 gajos grandes.
  5. Ponemos una cucharada de aceite en la sartén. Salteamos las cebollas unos 2 o 3 minutos, hasta que los bordes se vuelvan un poco transparentes.
  6. Añadimos las patatas y las zanahorias a la sartén. Salteamos un minuto, para sacar el sabor dulce de los vegetales.
  7. Añadimos las setas y meneamos todo un poco más.
  8. Cubrimos los vegetales con el caldo, lo justo para cubrirlos. Si nos falta caldo podemos añadir un poco de agua. Dejamos hervir y bajamos a fuego lento. Es importante ir retirando la espuma, lo que le da un toque más delicado y vistoso al plato.
  9. Añadimos el azúcar, el mirin, el sake y la salsa de soja. Cuanto más tardemos en añadir la salsa de soja, más sabor va a conservar.
  10. Tapamos y dejamos hervir a fuego lento unos 20 minutos.
  11. Aparte, hervimos nuestras judías, guisantes o edamames aparte, para tenerlos listos en el paso final, para montar el plato.
  12. Montamos un platillo con algunos vegetales de los que hemos hervido, de forma atractiva. Añadimos una cucharada del líquido en que los hemos hervido y finalmente decoramos con las judías.

Nimono, paso 1

Nimono, paso 2

Nimono, paso 3

Nimono, paso 4

TRUCO: Si no usamos todo el nimono, lo podemos dejar en el frigorífico con su propia salsa. El sabor mejora con el tiempo y te puede durar el cocido para 3 o 4 días.

¡Itadakimasu!


Comments

comments powered by Disqus