Estaba yo preparando un bento para llevarme al trabajo, sin saber muy bien que poner en él. Tras buscar un poco por internet, topé con una receta que ya había preparado antes: los simpáticos salchipulpos y los cangrejos de Frankfurt. Es una receta muy fácil y vistosa que queda genial.

Es una receta de una facilidad asombrosa y se puede preparar con unos pocos minutos; es ideal para una comida rápida, cuando la falta de tiempo aprieta.

Si tenéis niños, les va a encantar; van a quedar sorprendidos y se los van a comer sin protestar. Vale la pena tener esta receta a mano. Para prepararlas, solo es necesario cortar y calentarlas.

El primer paso es cortar el Frankfurt en 3 trozos iguales, abriendo el trozo central por la mitad. Las puntas van a ser los pulpos y las piezas centrales van a ser los cangrejos.

Preparación del salchipulpo

Para hacer los pulpos, hay que hacer cortes para marcar las patas, desde la parte central hasta la mitad del trozo, mas o menos. Hay quien hace un patrón de estrella para sacar ocho patas (como en la foto), otros hacen una rejilla de 3x3 para hacer un hueco central y ocho patas; debo confesar que yo he llegado a hacer 4 o 6 patas por vagancia. Opcionalmente se pueden marcar los ojos con un palillo.

Para hacer los cangrejos, cortamos cada uno de las mitades del trozo central, como se indica en la imagen. Los trozos superior derecho e izquierdo se descartan. Nuevamente, podemos marcar los ojos.

La magia aparece cuando se calientan; tanto si se hacen en freidora, en sartén o poniéndolas en agua caliente (no hace falta que hierva), el calor se encarga de que se abran las patas.

Os adjunto un vídeo rápido en el que se ve el proceso de forma más clara.

Y listo. Ya tenemos nuestro complemento para un bento en 5 minutos. ¿Os apetecen para cenar?


Comments

comments powered by Disqus